img

img

img

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE CISTERNAS Y TANQUES ELEVADOS.

El agua utilizada para consumo humano debe reunir una serie de requisitos para asegurar su potabilidad, siendo la ausencia de bacterias y parásitos uno de los más importantes. Normalmente el organismo proveedor garantiza la calidad del agua que suministra, pero está fehacientemente comprobado que es en la red interna o domiciliaria donde se producen las mayorías de las contaminaciones bacterianas, resultando las mismas responsabilidad exclusiva del usuario. Estas contaminaciones traen aparejadas las llamadas enfermedades de origen hídrico como, por citar solo algunas, la fiebre tifoidea, disenterías, amebiasis y diarreas.

img

Se debe prestar atención a las posibles fisuras o roturas de las cañerías de distribución (principalmente aquellas bajo tierra) que también constituyen una posible vía de ingreso de contaminantes y también a las instalaciones de bombeo con perforación propia.
La desinfección de reservorios de agua es el proceso por el cual se eliminan los microorganismos patógenos (virus, bacterias, hongos y algas).
Es importante mencionar que la limpieza, es un paso previo y crucial para obtener resultados satisfactorios en el proceso de desinfección.

img

Procedimientos de Limpieza.

Cerar llave de ingreso de agua y apagado de bomba.
Lavar con abundante agua, drenando continuamente hasta eliminar Toda la suciedad.
Vaciarlo completamente, cepillar o rasquetear las paredes, tapa y fondo.
Aplicar el desinfectante, paredes tapa y fondo y sobar con rasqueteador enjuague y abrir reingreso de agua.
Desaguar tanques elevados y prender motor de bombeo